martes, septiembre 16, 2014

Encantamiento






A Diana le pesan los párpados, esta mañana necesitó un gran esfuerzo para abrir los ojos.
Siempre maldice: las ranas no nacimos para llorar.



Imagen: Tomada de la red

2 comentarios:

josé manuel ortiz soto dijo...

La pregunta sería ¿quién nació para llorar? Quizá solo las plañideras. Me gustó. Un abrazo.

LaLa dijo...

Manolo, creo que los humanos somos plañideras por naturaleza.

saludos y abrazo de regreso!
D